La extensión de la moral

Esta entrada esta basada en un texto de "La Revolución Naturalista" y en el comentario que he dejado en ella.

"A menudo me pregunto cómo juzgará la historia nuestra utilización de animales de laboratorio. Apuesto a que no será muy amable con nosotros. (Las futuras generaciones aborrecerán totalmente nuestra dependencia de las granjas industriales, pero esa es otra historia.) Después de todo, uno de los grandes temas de la ciencia pos-darwiniana es la interrelación de la vida. Desde la perspectiva de nuestras células, existe una pequeña diferencia entre un humano y una rata, o incluso una babosa de mar. Todos los animales emplean las mismas neuronas y los mismos neurotransmisores. Los receptores del dolor de las diferentes especies comparten un diseño similar. La sangre, la carne y la piel son construídas siempre a partir de la misma materia elemental. Compartimos el 98 por ciento de nuestro genoma con los chimpancés. La simple verdad es que no existe una clara línea biológica que separe al homo sapiens de los demás animales."
Jonah Lehrer, escritor científico.

En un inicio la ciencia post-Darwin supuso la pretensión de la eliminación de la moral natural humana, sustituyendola por una simple eficacia funcional carente de moral (darwinismo social), algo, en mi opinión, destinado a caer en el olvido por lo antinatural de tal pretensión, quizá, como argumenta Jonah Lehrer, veamos en un futuro aun por construir la extensión de la moral humana más allá de lo humano, alcanzando elementos que jamás haya alcanzado hasta ahora... no una negación de nuestra naturaleza, sino una aceptación de ella y una ampliación voluntaria posterior por una consciencia apoyada en la ciencia.

Esta cita adorna las desagradables imágenes de cacerías de focas en la web de "Altarriba"
"El peor pecado contra las demás criaturas no es el odio, sino la indiferencia: esa es la esencia de la inhumanidad"
George Bernard Shaw

Tay.

Fuente:
La Revolución Naturalista

24 comentarios:

Hugo C. dijo...

Esto es lo que Peter Singer llama "círculo creciente de consideración moral", todo lo contrario a lo que se viene promoviendo actualmente desde los gobiernos: una simple ética de la conservación.

Un saludo :D

irichc dijo...

Si no eres capaz de definir la moral en términos vinculantes y universales, ¿cómo vas a extenderla?

Hugo C. dijo...

Que del "ser" no se pueda deducir el "deber ser" no implica que no podamos intentarlo y tratar de aproximarnos a la realidad lo mejor que podamos, aun a riesgo de representar una bonita "parábola de los ciegos" bruegheliana :D

Yo no sé, en términos morales, qué es lo "correcto", pero confío saber distinguir de entre dos acciones cuál es la más perniciosa, la que produce peores consecuencias. Y esta que nos cuenta Bertrand Russell, por ejemplo, no creo que haga ningún bien, si acaso calmar las mentes de los tradicionalistas:

“La Iglesia siempre ha enseñado, y aún enseña, que el hombre no tiene obligaciones para con los animales inferiores. […] el Papa Pío IX consideró que la Sociedad para la prevención de la crueldad con los animales era éticamente herética y prohibió el establecimiento de una sucursal en Roma. A pesar de los humanitarios, aún podemos decir que la mayoría de la gente […] considera a los animales meramente como medios o como obstáculos.”

En fin, un tema muy interesante, cuya solución creo que debe emepezar por el utilitarismo, nunca por el idealismo y esas cosillas :D

Un saludo.

Anónimo dijo...

Esa pretensión tan propia de la moral.., aquella de ponerse por encima de lo protegido, para desde ese lugar dictar el curso de lo posible... separando el mundo entre lo malo y lo bueno... no, no estoy seguro que sea un camino recomendable, no sin algunas revisiones...

En este sentido, quizá el primer gesto moral fue el de una madre apartando a su hijo de algún peligro. Claro, esta es una moral pequeña, de justificación inmediata que ocurre muy lejos de aquella otra, la de los discursos cardenalicios...

...me gustaría pensar que al hablar de moral nos inscribimos en un gesto tan noble como el de la madre... gesto que delata, más que una pretensión filosófica, el que no estamos dispuestos a poner en riesgo aquello que nos importa, al punto que la sola intuición de un "posible" riesgo nos hace reaccionar y actuar sin mediar discurso alguno... y es que en este caso, por lo menos me queda claro que lo protegido es realmente importante para quien moraliza.

otro punto importante del ejemplo de la madre, es que en esta "pequeña" moral, cuando el niño crece ya no la necesitamos, pues puede él tomar sus propias decisiones y asumir sus propios riesgos...

estas son las modestas razones que me hacen pensar de que la moral, lejos de ser agrandada, debe ser reducida... para mantenerla de un tamaño tal que nos permita ver lo importante. Y es que no podemos pensar que la moral reemplazará el hecho de que haya personas a las cuales no les importan las focas y los animales...

...me parece que este es un indicio claro de la la solución debe ir por otro lado...

Hugo Chinga.

Tay dijo...

Gracias por los comentarios, con vuestro permiso voy a contestar primero a Hugo Chinga pues creo que es importante el tema y también podría interesaros… y después, que me requieren en la calle, trato de responderos a los demás…

Hugo Chinga

Como siempre un mensaje muy acertado, pero te voy a explicar cuál es mi diferente perspectiva del asunto. Para que exista la moral de la que hablan los papas y los "popes" del mundo es necesario que exista una base moral para ello, una base natural de la moral, y como toda base de una construcción que va a detallarse posteriormente, debe ser mucho más grande y más importante que el resto de la construcción, aunque pueda ser menos compleja, esa base de la moral, la verdadera moral, es la que tiene una madre con su retoño o la que tiene un individuo con un compañero de grupo.

El grupo al que pertenezcamos, como siempre, ha dependido (y va a depender) de nuestra sociedad, nuestro entorno, nuestro nivel de concienciación...

Es esa conciencia la que quizá pueda cambiar con el tiempo, (en este caso gracias al cambio de perspectiva que puede aportar la ciencia) ya lo ha hecho en algunos, pues el que un individuo se preocupe o no por las focas o las belugas depende sensiblemente de su conocimiento de ellas, de si se sienta o no dentro del mismo grupo.
Pues esa es la diferencia fundamental entre esas personas que se preocupan por las focas y las que no, no es una perspectiva de superioridad desde la cual se mira para abajo y al sentir pena se hacen “regalos de moral”, esa es la idea incomprendida que dinamita el “proyecto gran simio”, el individuo concienciado no mira desde arriba, mira al animal como un ser perteneciente al mismo grupo (un grupo muy amplio evidentemente) y por tanto merecedor de un respeto, respeto dirigido por la moral.

Un saludo

irichc dijo...

Hugo C.

"confío saber distinguir de entre dos acciones cuál es la más perniciosa, la que produce peores consecuencias."

¿Para quién? ¿Para el león o para el antílope? ¿Para el hombre de hoy o para el de mañana? ¿Para la comunidad -capaz de emigrar- o para cierto ecosistema, tomado como sujeto de derechos? Antes de hablar de moral hay que saber qué se está defendiendo: ¿La ausencia de dolor? ¿El progreso científico? ¿La democracia liberal? ¿La primavera de los pueblos? ¿La salvación de las almas?

Saludos,

Señor de Xibalba dijo...

Debemos tener cuidado entre el contenido de la cita y otras situaciones relacionadas con animales.

La utilización de animales en laboratorios no tiene comparación con la caza o matanza de animales para lucro.

En el primer caso existen normas para el uso ético de animales enfocadas a lograr el bien común, en el segundo es simple y llano comercio para el bien particular.

Esto lo escribí en hace poco, tal vez ayude en algo: http://tinyurl.com/nyp7gz

Saludos

Santiago dijo...

Irich:

Una pregunta: ¿El hecho de no poder justificar plenamente una moral universal imposibilita toda moral o toda posibilidad de actuar moralmente?

Anónimo dijo...

Tay,

quizá sea conveniente a esta altura una distinción entre ética y moral...

(pero no te preocupes, no me dedicare a ello en este comentario)

En favor de la brevedad, me gustaría llamar tu atención sobre un punto que, me parece, no quedó suficientemente claro.

Para mí lo más importante del pequeño discurso maternal es que no podemos hablar de moral olvidando aquello que nos importa, de hecho a mi parecer, es lo único que la sustenta, es el único argumento que la disculpa de ser un acto autoritario.

En ese mismo sentido reflexiono, y me pregunto ¿que tan bueno puede ser el camino de la moral, cuando enfrentamos la indiferencia?

La posibilidad de mirar los animales como iguales, en la medida que se sustente sólo de una diferencia de interpretaciones, me parece, no será suficiente para un propósito tan noble... Quizá me equivoque... claro, etas son sólo mis apreciaciones personales...

Hugo Chinga

Tay dijo...

Hugo

El ejemplo que propones de la Iglesia es la representación de por qué en nuestra cultura el animal es una herramienta más, creada para uso y disfrute del hombre, a diferencia de otras culturas, donde son seres que conviven con nosotros y de los que nos valemos para determinadas cosas, pero con respeto.

Irichc

Supongo que tu primera pregunta va por el sentido "legal" de la situación, ¿no?

Creo firmemente que no es necesario entender algo para hacerlo posible, hubo un físico que demostró matemáticamente que las abejas no podían volar... evidentemente estaba equivocado.

La naturaleza está ahí, lo que hagamos nosotros para acotarla y comprenderla es cosa nuestra, pero a ella no la cambia.

Señor de Xibalba

Me lo he leído, gracias por el enlace.
No creo que lo expuesto en el texto sea contrario a tu entrada, vamos, porque lo he escrito yo jejej y no soy contrario a la experimentación animal, como no soy contrario al consumo de carne... otra cosa es la forma en la que se trate a esos animales. No es tanto el fin como la forma de llegar a el... forma donde el beneficio económico disipa la vergüenza y el respeto hasta desaparecer.

Además, por alto que sea el control que se tiene sobre los tratamientos para/con los animales de experimentación, por experiencia te digo que no es suficiente... pues para muchos esos papeleos y controles son una lacra... principalmente porque no existe concienciación al respecto.

Hugo Chinga

Puedes explayarte si quieres, yo lo leeré interesado, te lo aseguro.

Quizá tengas razón, yo no apostaría por que la humanidad (nuestra cultura) cambie su forma de ver el mundo de forma radical y homogénea... de hecho siempre he sido bastante "pesimista" (aunque no creo que esa sea la palabra más adecuada) al respecto.
Muchas veces me he preguntado de qué sirve concienciar a un animal que de forma individual es muy inteligente pero que en grupo es de lo más borrego... la conclusión siempre es la misma, porque no hay nada que perder en el intento.

Un saludo a todos

Frexor dijo...

claro tienes razón puede que la humanidad no cambie su forma de ver el mundo en forma radical y homogenea. pero si en forma gradual y en casi su mayoria hasta que casi paresca una regla
un ejemplo super simple es que actualemente casi todos aceptan por obvio que la tierra es redonda. pero una vez en la taberna de tragos de mi familia llegó un tipo y en evidente estado etilico comenzó a alegar que la tierra era plana o nos caeriamos de ella.
siempre va a haber quien disida al respecto...

irichc dijo...

Santiago:

No, para nada. Pero el hecho de negar que exista esa moral universal nos impide evidentemente el universalizarla de manera efectiva.

El utilitarismo extendido al reino animal conlleva supeditar la utilidad del resto de seres a la de la mayoría (los invertebrados en este caso). Es extrapolar a coordenadas medioambientales e irracionales los preceptos de reconocimiento y compasión ideados por los hombres para la vida del grupo social. Es intentar ordenar arbitrariamente lo que ya está ordenado por la ley de la naturaleza y el principio de conservación, que no bastan en el hombre dada su antinaturalidad.

Nuestros organismos, así como los de los animales inferiores, están preparados para experimentar dolor. Esto prueba que ni el dolor ni el placer son fines en sí, ya que no hay fines comunes armonizables en todas estas especies, sino que la utilidad de unas suele ir en detrimento del interés de las otras. Dichas facultades no son más que medios para que cada especie logre los fines que les son propios, a saber, sobrevivir.

Así pues, toda moral que no abogue por la supervivencia de la especie que la formula y de todas aquellas que le sean equiparables sin perjuicio es, eo ipso, un fraude manifiesto.

Tay dijo...

Frexor

Esa es una visión positiva del asunto, el problema estaría en que el hecho de que la tierra sea redonda es verificable, y aunque se haya verificado el sufrimiento animal, o se verifique la consciencia animal... el ser humano podrá seguir ignorándolo.

Pero vamos, que como no creo en el libre albedrío... veremos a donde nos lleva la ola, espero que a un buen sitio.

Irichc

La moral a la que me he referido en la entrada es la moral "básica" en el ser humano, la moral universal de la que trata Marc Hauser... y que han tratado también otros autores, como Desmond Morris.

Moral que, por supuesto ha sido seleccionada en el ser humano para el ser humano, pero no se debe confundir el origen de los comportamientos con los comportamientos mismos, de igual modo que el origen de cada rasgo evolutivo, aunque condiciona, no determina la funcionalidad del mismo.

Un saludo a ambos

José Luis Ferreira dijo...

La moral no la formula la naturaleza ni la especie, la tiene cada individuo. Entre los individuos que podemos formular juicios morales tendremos que buscar acuerdos. No serán universales, nunca lo han sido. Pero pueden ser de consenso muy amplio. Cada uno cree que tiene razones objetivas para los suyos. Es seguro que todos los individuos menos uno deben estar equivocados, pues todos opinan distinto. Yo digo que son todos los que están equivocados en sus razones objetivas.

Incluso si Irichc tuviera razón, como todavía nadie ha conseguido formular tal moral universal (no conozco ni el primer artículo de tal código), debemos operar con lo que hay. Supongo que nadie querrá esperar mil años más para encontrar esa moral universal y que, hasta entonces no hagamos nada para regir una sociedad con algunos principios morales o algunos reconocimientos de derechos.

Siesp... dijo...

Permitidme que os felicite a todos. De vuestras aportaciones aprende uno un montón.

No es coba. Así que a mí solo me queda aportar una cosa: El Hombre, como omnívoro, siempre podrá extender la moralidad hasta un límite, el hambre.

Y no me vale un vegano para "solucionarlo", porque las plantas... etc.

Felicidades.

Sergio G. Rabadá dijo...

De lo dicho por Siesp extraigo que no debemos dejar de tener en cuenta la diferencia entre "necesidad" y "deseo". El ser humano, sea bueno o malo, necesita de determinadas cosas para asegurar su supervivencia de la misma forma que las necesita un chimpancé o un leopardo.

Pero luego está el "deseo", cosas que se consideran necesarias pero que no son indispensables para la supervivencia como, por ejemplo, los abrigos de piel de foca.

Un abrazo.

Siesp... dijo...

Sergio, totalmente de acuerdo. No obstante, los abrigos de piel siguen estando por debajo de la barrera del hambre, luego la extensión ha de alcanzar esa deleznable actividad.
Gracias por precisar.

Tay dijo...

Jose Luis

Estoy de acuerdo con vos, pero no con el primer renglón :) , existe un componente moral de especie, de hecho el origen mismo de la moral, que, aunque no hay demostración de que haya sido seleccionado por la especie en humanos, sino en individuos aislados que conforman una especie, existe una base moral (evidentemente muy modificable) en la especie.

En cuanto al resto del mensaje, muy de acuerdo.

Sergio y Siespierre

Muy cierto, esa sería otra dimensión del problema, pues no solo existe* el "problema" de la forma en la que llegamos a los resultados, esa falta de respeto nos lleva a otros usos innecesarios.

Las orcas matan a las ballenas solo para comerse la lengua, pero nuestra moral (no la de todos) nos lleva a preguntarnos por las acciones como esta... y ya sabemos que "lo natural es bueno" es la gran falacia de la televisión.

*existe evidentemente no de forma práctica, y solo para aquellos que dicen verlo (me incluyo, por supuesto).

Un saludo a todos!

Manu dijo...

Los terrícolas no estamos acostumbrados a respetarnos, pero no importa, ya que nuestra existencia es tan efímera como un suspiro y pronto volveremos al mundo ¿inanimado? del que provenimos.

He dicho.

Un a-brazo.

Paroaria dijo...

La ética y la moral no existen de forma independiente de nuestro pensamiento individual ni social, no nacemos con una moral, como tampoco lo hacen los demás seres, la naturaleza es amoral, no es buena ni mala, simplemente es. Nosotros las aprendemos y las aprehendemos. ¿Podríamos afirmar que matar un organismo “inferior” es irrelevante?… desde un punto de vista moral occidental… sí lo és. Esto es debido a muchas cuestiones, fundamentalmente religiosas, pero también políticas y ideológicas, las cuales varían según las condiciones históricas, etc. La moral la construímos y reconstruímos permanentemente y actualmente es un momento importante para reconocer a los demás organismos como otros seres con igual derecho a la vida y al bienestar que la especie humana, es un salto “moral” y “racional” que no se había dado en nuestra cultura occidental jamás.
Respecto al hecho puntual de los animales de laboratorio… es imposible aún prescindir de ellos en nuestras investigaciones y en nuestra búsqueda de conocimiento, pues sin ellos no conoceríamos más que una pequeña parte de lo que conocemos. Ahora bien la cuestión de su sufrimiento y de su bienestar corre una suerte muy deshonrosa para nuestros criterios morales… el dolor infringido innecesariamente y sus condiciones de vida de mala calidad (que no hacen al método de investigación) tanto en laboratorios, como en las granjas, y aún en nuestros hogares y ciudades es un tema de moral y conciencia humana y de educación.

“El hombre es el único organismo conocido, que tiene la facultad de reglar y decidir qué es ético y qué no, y también es el único organismo que es capaz de infringir dolor hacia otro organismo con plena conciencia y disfrute de ello.”
Disculpen mi pesimismo.
Saludos

Tay dijo...

Manu

:) Esa es la idea que hace que muchos vivan pisoteados en esta tierra... a la espera de que les den justicia en otra... mejor es pensar que la vida es todo lo larga que puede ser, pero no todo lo buena, e intentar cambiarlo.

Paroaira

Bienvenida al blog. Me ha gustado tu mensaje, aunque estoy en desacuerdo con un par de puntos, el hecho de que nazcamos sin moral de ninguna clase, y el hecho de que seamos los únicos que disfrutamos haciendo sufrir. Trataré de responder ambos temas en una futura entrada, vuelve a pasarte por aquí.

Un saludo!

Manu dijo...

Tay

;-)
No creo que sea sólo una idea, sino la realidad más objetiva.
Tampoco creo que ese hecho me haga vivir pisoteado ni creo en la eternidad ni cosas de esas, por lo que no espero ni justicia ni injusticia celestial. Más bien, en mi caso particular, esa idea me hace intentar disfrutar al máximo de ésta vida única, irrepetible y efímera y respetar al máximo las vidas de los organismos que comparten esta levedad vital con mi yo actual, ya que somos casuales compañeros de viaje hacia la nada.

Un abrazo.

Tay dijo...

Claro, por supuesto, aunque la idea central sea comun esta claro que el resultado no es el mismo en todos.

Hay quien es consciente de la muerte y por ello disfruta mas de la vida y hay quien por ello necesita creer en un mas allá...

"Hay gente pá tó"

Anónimo dijo...

no ve niño...que pechá rallaos lavingen