El placer de matar

Esta quizá sea la forma más extraña de plantear una entrada de "A tu sitio, humano", pero tan valida como cualquier otra...

Las frases: "El hombre es el único animal que disfruta matando" o "el hombre es el único animal que mata siendo consciente de ello" son muy comunes, normalmente gente bienintencionada las utiliza para transmitir la sensación de que en la naturaleza determinadas acciones no deberían darse, se las considera antinaturales... pero la realidad es distinta, lo cierto es que la idea de que "lo natural es bueno" es una falacia como una casa de grande, muy de moda en nuestros días y muy errónea.

Analicemos la frase, "disfrutar matando" y "ser plenamente consciente de los actos"...

Que mejor y más espectacular ejemplo que las Orcinus orca, las orcas o mal llamadas "ballenas asesinas" (killer whales), o incluso orcas asesinas, llamadas así por una mala traducción por parte de los anglosajones, que explicaré en la próxima entrada.

Hace relativamente poco tiempo se hicieron famosas estas imágenes... orcas jugando con sus presas vivas antes de devorarlas... lanzando focas con la cola a increíbles alturas y aparentemente disfrutando con ello... después, sorprendentemente para muchos, no se comían sus cuerpos.

Versión corta. pinchad aquí si no podéis verlo.


Otro vídeo, este con un extraño toque humorístico.


Recuerdo que las conclusiones en las distintas webs decían cosas como "Las orcas son capaces de jugar", "se ha demostrado que los animales juegan", "un vídeo demuestra que las orcas se divierten mientras juegan"... a mi parecer esta gente nunca ha tenido un gato en casa, creo que es bien conocido que estos animales disfrutan muchísimo matando, pues cualquier cazador disfruta matando, y si el nivel cognitivo del animal es lo suficientemente alto, debe ser capaz de disociar el placer de matar de la necesidad de alimentarse, como ocurre en el ser humano y como ocurre en las orcas (al igual que en muchos otros animales).

El "pensamiento invertido evolutivo" (ver aquí a Daniel Dennett explicándolo) nos permite comprender que el cazador siente necesariamente placer al cazar, pues esa es su naturaleza, no siente placer porque caza, siente placer por ser cazador... y solamente si se disfruta con lo que se hace se puede ser creativo... y si hay algo que caracterice a la forma en la que las orcas son capaces de cazar, es la creatividad y la imaginación que muestran.

Observad este otro vídeo (mucho más impresionante) en el que un grupo de orcas del Antártico trata de alcanzar una foca que esta "a salvo" sobre una plataforma de hielo.
Tratan de generar una ola lo suficientemente grande como para tirar a la foca, una por una, sin éxito, hasta que se ponen de acuerdo para hacerlo tres a la vez.



El otro tópico que acompaña a la frase es el de que, nosotros, los seres humanos, somos los únicos animales que matamos siendo plenamente conscientes de nuestros actos, permitid que me ponga filosófico... pero, si un ser humano es plenamente consciente de lo que hace al matar, o bien matar está bien, o bien no es plenamente consciente de lo que hace.

Tay.

Fuentes:
Fogonazos "trabajo en equipo" (vídeo 3 orcas, 3 olas y una foca)

16 comentarios:

Señor de Xibalba dijo...

Premeditacion y planeación en el asesinato, otros elementos ganados gracias a la evolución y que cumplen con determinados fines.

De hecho en la BBC salió un reportaje que los tiburones blancos utilizan patrones que han sido observados en asesinos en serie. Te dejo el link para que le veas:

http://tinyurl.com/kmoo6q

Saludos.

Siesp... dijo...

No entraré en profundidades filosóficas, simplemente diré una cosa:
En cierta ocasión tuve que matar un pájaro herido de muerte porque mi gato lo había cazado y estaba ¿jugando? con él. No se me ocurrió otra cosa para evitar el sufrimiento del pájaro... y el mio.

Saludos.

Anónimo dijo...

Desde mi óptica humana secular, no veo el sentido hedonista a matar. Al contrario.

La supervivencia y la salud propia es otra cosa.

El placer (identificado a manera de ausencia de dolor) como fin supremo de la vida deja fuera el sufrimiento propio y ajeno.

Hay una dialéctica utopía-realidad. La utopía no entendida como lo quimérico-imposible, sino lo imposibilitado por unas circunstancias que hay que cambiar para hacerlo posible. En ese dilema se mueve la especie humana. Falta tecnología para conseguirlo.

J
osé
M
anuel

Anónimo dijo...

Puede que en realidad seamos una especie violenta, a imagen de como es la naturaleza. Triunfa el mas fuerte, el mas violento, el mas apto, como se ve en el video la inteligencia de la orca hace volcar el témpano de hielo para zamparse la foca. El mas preparado para la supervivencia llega a ser el mas asesino con sus víctimas, como el lobo que mata varias ovejas sin poder llegar a merendárselas a todas. La naturaleza es de derechas, ha utilizado el conocimiento de la evolución para llegar a un genocidio con nuestra propia especie, (las armas de extinción masiva). Eso si la razón no se antepone a la naturaleza violenta. De todas formas soy optimista y pienso que la humanidad está mejorando a pasos agigantados. Tenemos un nuevo Mesías, si, sinceramente me cae muy bien Obama.
Pero la verdad es que aprensión me produce algunos experimentos como el de Milgram o el de la cárcel de Stanford con peores resultados. Maquiavelo decía que somos malévolos por naturaleza y buenos por educación. Verdad que sería terrible.

Saludos de Rick

Tay dijo...

Señor de Xibalba

Gracias por el enlace, pobres tiburones nunca se van a quitar de encima esa fama de malvados, claro con esa cara...

Siespierre

Se a lo que te refieres, yo aun no he hecho nada parecido, pero si hay que hacerlo se hace.

Es lo que tiene la empatía humana, muchas veces duele.

José Manuel

Eso es porque tu consciencia te sensibiliza ante ese hecho, me encanan tus esperanzas en la tecnología, espero que tengas razón.

Rick

En parte estoy de acuerdo, pero en parte no tanto, en mi opinión la naturaleza lo contiene todo, y tautológicamente eso significa que también contiene lo "bueno"... de hecho si observas bien el vídeo comprobarás que las orcas no matan la foca del hielo, la dejan vivir... (o se escapa, no lo sabemos). La naturaleza y la evolución dentro de ella, han dado comportamientos de empatía también, que consideramos buenos... como el de Siespierre por el pobre pájaro que cuenta un poco más arriba.

Un saludo a todos!

Paroaria dijo...

Tay:

Buen post. Me alegra que te haya agradado mi comentario sobre el post anterior y estoy muy atento a lo que me quieras aclarar, me interesan estos idas y vueltas, y sobre todo aprender.

Antes que nada en este artículo reflejas muy bien lo que en realidad pasa con los animales, y es cierto, los animales juegan con sus presas, a veces desgarran su vientre para comer sus vísceras sin interesarle si sus víctimas aún están vivas…etc. pero lo que no tienen es una conciencia real del otro, de que el otro, su víctima, siente miedo y dolor, no son capaces de ser concientes de ello cosa de lo que nosotros sí somos capaces. Por ejemplo, si a un gato le das un ratón para que juegue lo hará, porque le despierta, con sus movimientos, una serie de estímulos inconscientes, pero obtienes el mismo resultado, moviendo pequeños objetos como pelotas, plumas, en fin, porque ellos también estimulan y disparan esas reacciones, a pesar que esos objetos no sienten dolor.

Sobre tu criterio de la moral existente desde que nacemos… espero tu opinión.

Espero de muy buena gana lo que desees participarme y agradezco tu atención.

Muy buenos los comentarios en general y sobre todo valoro el respeto y el nivel con el que los realizan.

Un abrazo a todos

Tay dijo...

Hola Paroaria

Gracias, me pondré pronto con el artículo de la moral... necesitaría un libro que no voy a ver hasta dentro de un tiempo... para darle algo de peso.

Respecto a la conciencia del otro... es realmente un tema delicado y controvertido, en general los investigadores suelen apoyar esa visión, la teoría de la mente (como se le llama a esa capacidad) se atribuye solo a los humanos, pero no todos piensan así.

Como habrás comprobado, dedico un tipo de entradas, aquellas que se llaman "A tu sitio, humano" a desmitificar la idea de que los animales son bestias alejadas de nuestra naturaleza, la teoría de la mente es la prueba más difícil que una entrada de "a tu sitio, humano" puede tratar, pero aun así, prometo dedicar una entrada en un futuro próximo a aportar la visión contraria, a favor de los animales no humanos.

Respecto a los comentarios, que puedo decir, es un lujo tener gente por aquí como la que comenta.

Un saludo!

Hipatia dijo...

Los juegos, aunque impliquen la muerte, son una especie de entrenamiento para la caza como alimento y para la defensa propia o del territorio. Los animales viven en un medio salvaje y no manipulan intensivamente el entorno para aprovisionarse a muy largo plazo. Parece lógico que tengan unas estrategias de especie que les permita una mejor supervivencia.
En la especie humana parece distinto, aunque conservemos todavía ciertos instintos que ahora calificamos como malos por no ser necesarios: tenemos la supervivencia asegurada y hacemos uso del razonamiento.
Se podría pensar que la naturaleza erró con nosotros, porque, ¿cómo es posible que evolucione una especie que actúa en su contra? La autodestrucción debe de ser otra estrategia de supervivencia en la que está implicada la evolución.
Muy interesante tu artículo.
Muchas gracias.
Saludos desde la nave.

Frexor dijo...

no erró, la selecion natural actúa de forma instantanea en una poblacion, no es un ser pensante que planifica a futuro, por lo tanto la seleccion de ciertos rasgos fueron utiles en determinadas circunstancias, el que ahora no sean útiles del todo, es algo indepenediente a su origen.... ahora tal vez la autodestruccion sea un nuevo agente selector, que termine con tales caracteristicas, permitiendo la sobrevivencia de quienes no se autodestruyan...
ahora me entró la duda.... a que te refieres con "actuar en su contra"?
por que lo puedo ver como muchas formas distintas, como acciones del punto vista moral...
saludos

Melesigeni dijo...

Hola Tay, hoy, por una serendipia (buscaba sinestesia) di con tu blog -fantástico- y repasándolo me fijé que hay un enlace a uno que fundé y olvidé, así que decidí reabrirlo, vaya por ti, maestro.

Anónimo dijo...

Tay,

Al leer los comentarios se me aparece que la muerte a la cual se refieren es una muerte mayor a aquella natural que concierne a animales como orcas y tiburones.

En un mundo humano que cría a sus hijos alejándolos de la muerte, en una fantasía de inmortalidad condenada a la tragedia, el crimen esta naturalmente sobrevalorado. !Que no se entienda con esto que no merece consideración alguna incluso condena ejemplar! Tan sólo quiero apuntar a que es muy difícil argumentar con oficio, escondidos detrás de una cortina tan tupida.

H.

Tay dijo...

Melesigeni

Me alegra verte de nuevo, de hecho mantuve tu blog ahí a propósito por si algún día te decidías a levantarlo. Seguro que tenemos muchos temas por debatir, aquellas discusiones melatonina-DMT las recuerdo como auténticos clásicos de mi carrera "friki".

Te leo en tu blog!

Tay dijo...

Hipatia y Frexor

Gracias, me gusta que os guste.

Coincido con Frexor en la valoración natural del ser humano, realmente, en mi opinión, la más grande diferencia entre humanos y el resto de los animales es el enorme potencial cultural que tenemos, en parte gracias al lenguaje. Pero todo lo biológico que poseemos, que incluye nuestro comportamiento, es muy muy "natural".

Un saludo a ambos

Tay dijo...

Hugo Chinga

Tal vez, la idea que actualmente tenemos de la vida es muy lineal, una línea que avanza hacia el futuro y que en el momento en el que nos apartamos de ella... nos perdemos algo. Un motivo más para inventar la vida tras la muerte supongo. Puedo suponer que eso no sea así para otros seres, así como no creo que lo fuera para el ser humano antes de los primeros asentamientos totalmente sedentarios donde las generaciones se sustituían unas a otras y el progreso tecnológico crease esa idea de mejora continua.

En mi opinión la idea de la vida tras la muerte debería suavizar el miedo a la muerte, el autentico creador del paraíso... ¡como sería el miedo que tendrían algunos si no lo hubiesen inventado!

Un saludo

Anónimo dijo...

¿Realmente estás comparando un humano con un animal? Perdona, pero, los animales, no tienen a penas inteligencia comparado con nosotros. ¿Realmente vas a comparar una orca, que son carnívoras, con una persona ? Las personas matan de forma masiva a muchísimos animales, y, no por necesidad, sino por el placer de comer carne. Una orca no va a matar porque le viene en gana. Y, además, no digas que los humanos no son conscientes de que matan, porque sí, los cazadores cuando van a cazar saben que van a matar animales. Son consciente y si lo siguen haciendo no es exactamente porque les repugne.

Un saludo.

Tay dijo...

Hola Anónimo

Los humanos somos animales, así que sí, claro que nos comparo.
Es como comparar coches entre sí.
Las orcas son conscientes de sus actos y matan por placer, ambas cosas son parte del conocimiento científico actual.
Pero no es cosa solo de las orcas, cualquier animal que sobreviva matando ha de disfrutar con ello.
Si los carnívoros no disfrutasen matando la evolución habría acabado con todos.

Saludos