Musicofilia

En una entrevista de Wired a Oliver Sacks, promocionando su nuevo libro "Musicofilia", Sacks cuenta una de sus siempre interesantes experiencias con los alucinógenos, me ha parecido interesante traducirla (de una forma algo libre) para compartirla aquí, aunque siempre podéis leer la entrevista original completa en inglés desde aquí.


"Wired: Tu escribiste a cerca de una época en la facultad en la que tomaste un montón de anfetaminas. ¿Cuál es la experiencia más fuerte, en cuanto a música, que hayas experimentado con drogas?

Sacks: Hume se preguntaba si podría imaginar algún color que nunca hubiese observado. Un día en 1964, me tomé una montaña de fármacos y en el punto álgido me dije: “quiero ver el color índigo, ¡ahora!” Como si de un brochazo en la pared se tratase, una gota enorme y temblorosa del más puro color índigo apareció en la pared, el color del cielo.

Meses después de aquello aun buscaba aquel color, era como un acorde perdido.

Cuando fui a un concierto al
Museo Metropolitano de Arte, en la primera mitad, tocaron las Vísperas de Monteverdi, y me sentí transportado. Sentía un río de música de cuatrocientos años de edad corriendo desde la mente de Monteverdi hasta la mía. Paseando, en uno de los descansos, vi unas cajas decorativas de lapislázuli, que eran del mismo y maravilloso color índigo y pensé “Bien, ese color existe en el mundo exterior”. Pero en la segunda mitad estaba impaciente, y cuando volvía a ver aquellas cajitas, ya no eran de color índigo, eran azules, malva o rosas. No he vuelto a ver aquel color desde entonces.

Tomé una montaña de anfetaminas, mescalinas y cannabis para mandarme a ese lugar, pero Monteverdi también fue capaz de hacerlo
"


Si aun no habéis leído "El hombre que confundió a su mujer con un sombrero" (pdf aquí) ya estáis tardando, es uno de mis libros preferidos.

Tay.

Fuente:
Wired

6 comentarios:

Siesp... dijo...

Tay, un sobrero es un toro.
Y cuidado con las pastillas, jejeje.

Tay dijo...

Jejje gracias, yo no he sido, ha sido Monteverdi :D

Bayo dijo...

Hola:

Acabo de descubrir tu blog y lo encuentro muy bueno (me gusto mucho). Ya lo publiqué en mis "Vínculos interesantes". Ojalá que también te guste el mío.

Saludos.

Bayo

Nota: No encontré un email de contacto, sólo por eso te escribo en esta entrada.

Tay dijo...

Hola Bayo

Gracias, me alegra que te guste el blog, he visitado el tuyo y parece muy interesante, me sorprende no haberlo encontrado antes, claro que internet es enorme...

Puedes escribirme a Tayosuna@gmail.com pero de todos modos me gusta encontrar mensajes en el blog.

Ya me he puesto la primera parte del doc "bajarse del mundo" de tu blog... genial.

Un saludo

Juanjo Ramírez dijo...

¿Sinestesia? :P Precisamente el otro día hablaba de esta clase de cosas con un amigo (conversación motivada precisamente por tus posts del cerebro dentro de una cubeta ;) )

Además, en otro momento de esa conversación, mi amigo me recomendó también encarecidamente el libro de "El hombre que confundió a su mujer con un sombrero"!

Creo que puedes encontrar interesante el blog de ese amigo mío:

http://felizonia.blogspot.com

A veces (entre "chorrada" y "chorrada") trata temas muy curiosos que serán muy de tu agrado.

Abrazos, primo!

Tay dijo...

Pues sí, podría considerarse sinestesia, aunque el momento en el que percibió el índigo quizá no hubiese música en el ambiente... estaba ya "afectado" por la música.

Son "muchos" los casos de sinestesia por cosa de los alucinógenos.

Creo que te encantará ese libro, si te gusta la mitad de lo que me gustó a mí, te lo meriendas en dos días.

Parece interesante el blog de tu colega, ya lo tengo en el Reader y ya me he leído el artículo sobre "absorber llamadas de movil" :S :D

Un saludo!