Antropocentrismo lapidado


Gracias a Rick, por pasarme la noticia.


Me encanta ver derrumbarse poco a poco todos y cada uno de los límites que establecemos entre los humanos y el resto de los animales… aunque se que, en teoría, es una actitud poco científica, ¿pero que clase de filo-científico no disfruta con los resultados esperados? ¿aunque sea por pura corazonada?

Cuantas veces habré oído eso de... "los seres humanos son los únicos capaces de hacer previsiones de futuro"

Aunque es algo que, para mí, estaba ya superado (como es el caso de Betty el cuervo hembra de Nueva Caledonia y su espectacular habilidad para resolver problemas, que podéis ver en vídeo “quicktime” si pincháis aquí), merece la pena conocer al protagonista de esta entrada, un chimpancé llamado Santino, el cual ha destrozado la antropocentrista frase que he remarcado arriba, y lo ha hecho literalmente a pedradas.

Para conocer la historia de Santino os recomiendo leer el post de Memecio en su blog homónimo, pinchando aquí, pues no merece la pena que yo lo desarrolle, ya que mejor no puede quedar la entrada de lo que ya le ha quedado a el (con preguntas ranúnculas y todo).

Santino ha demostrado ser capaz de planificar acciones y prepararlas meticulosamente, destrozando el mito antropocéntrico ya nombrado, pero además ha demostrado ser capaz de modificar los proyectiles utilizados, dándoles formas de disco, destrozando otro mito antropocentrico, la idea de que solo los seres humanos modificamos las herramientas que usamos (algo que Betty también demostró falso).

Tay.

Fuentes:
Rick
Memecio

3 comentarios:

Siesp... dijo...

Imagino, como profano en la materia, que cierta gente no es capaz de ver más allá del estadio del fútbol. Ignora que existe el arte, la filosofía, la ciencia, etc. Son vegetales - animales - humanos. Sin embargo hay humanos que piensan.

Tal vez, en el mundo animal, la generalidad sigue viendo un partido de fútbol, pero hay individuos como Santino (el chimpancé) que lo escucha por la radio mientras diseña en su ordenador. ¡Entiéndaseme!.

Saludillos.

Hugo dijo...

Como llevo bastante tiempo sin salir de casa -salvo para hacerme las curas pertinentes; dicen que podría salir más, que soy muy quejica-, mi madre me trajo el otro día el 20 minutos y me detuve en esa noticia: "Santino, chimpancé de un zoo, planifica sus ataques contra los visitantes".

Ahí falla algo. Un chimpancé no debería estar tirando piedras a sus visitantes-captores, debería estar en libertad, matando a otro chimpancé, por ejemplo jaja. Estoy poniendo en duda la utilidad de los zoológicos. No sé, veo en esa acción la impotencia del preso. Incluso me imagino cómo entran los cuidadores para quitarle las piedras que con tanto afán ha ido puliendo. Bueno, seguramente no se las quiten, eso ya sería el colmo de la crueldad :D

Siesp, todos somos Santino jaja. Un saludo.

Tay dijo...

Siespierre

:D

Sí, hay gente que suele pensar que estos casos son aislados, yo creo que hay un Santino en cada chimpancé de la calle, solo que no lo hemos observado lo suficiente.

Hugo

Estoy muy de acuerdo, poner en duda la utilidad de los zoológicos es una acción muy saludable, en muchos muchos casos su utilidad es más bien nula, a no ser que hablemos de formas alternativas de enriquecer más al mafioso de turno que trafica (legal o ilegalmente) con animales.

En algunos casos, muy contados, si se que se han hecho "buenas acciones" en zoológicos, como la "puesta a punto" de cierto animal herido antes de ponerlo en libertad otra vez, o la recuperación de tal especie intentando reproducirla... pero el resto de las veces no es muy distinto a una cárcel en la que en el mejor de los casos los "funcionarios de prisiones" tienen afecto por los presos.

Un saludo a cada uno