El sentido del humor y el sexo -Opinión



Aunque parezca que recurro a la palabra más comercial del mundo para atraer gente al blog (que me perdone la palabra “nuevo”), la realidad es que entre el sentido del humor y el sexo hay una gran relación, y voy a intentar explicarla.

A raíz del texto que colgué “La risa y el poder” surgió la pregunta de si el sentido del humor es importante en el cortejo humano, todos sabemos que es importante, tenemos la suerte y la desgracia de ser el sujeto de estudio en el comportamiento humano, con sus pros y sus contras, creo que, al igual que opina Frans de Wal con sus estudios sobre primates, debemos saber usar nuestro autoconocimiento para estudiar a los otros (el habla de antropomorfismo), que si en el caso de de Wal son primates, en este caso son nuestros compañeros de especie.
Os hablaba sobre la importancia de la risa para unir a las personas, como al reir todos formamos de un mismo estrato biológico-social. El sentido del humor es el generador de la risa en los demás, y además es demostración de inteligencia, de seguridad y, en definitiva, como se suele decir en etología, de buenos genes.

Ahora viene la parte más delicada de explicar, para lo cual voy a hacer una introducción explicativa, somos conscientes de que todos somos diferentes, ser diferente biológicamente no implica que debamos ser distintos de cara a las oportunidades sociales, no quiero que se me malinterprete. Existen diferencias entre los hombres y las mujeres, pequeñas diferencias, pero existen, nuestra condición animal y nuestro pasado, que no empezó con nuestra especie (pues nuestra historia tiene de alguna forma +- 3700 millones de años), nos han marcado, eso es un hecho.

Existe la hipótesis (que comparto) de que el sentido del humor es “causa” de la selección sexual, como muestra de un cerebro “poderoso” (posiblemente igual que el arte, lo dejo para otra entrada al blog jejje), el sentido del humor será una expresión de calidad mental.
La selección sexual suele presionar de forma distinta a ambos sexos, al existir diferencias entre los sexos la especie posee ciertas ventajas adaptativas (con las que no voy a enrollarme) que presionan para que ambos sexos sean distintos, así, utilizando el ejemplo clásico del pavo real, veremos solo a los machos haciendo el ridículo con esas enormes plumas, pues son las hembras las que eligen (tema que tratare también más adelante en el blog).



En el ser humano, el sentido del humor se ha potenciado en el hombre, esto no quiere decir que las mujeres no puedan disfrutar de su propio sentido del humor, pues, por decirlo de alguna forma, no debe porque ir ligado al cromosoma Y, pero su efecto social si es distinto en hombres y en mujeres.
Es el hombre el que (etológicamente hablando) hace uso del sentido del humor para atraer a la mujer, o visto de una forma distinta, y quizá más correcta, es la mujer la que busca un hombre con sentido del humor, pues son las mujeres las que deben preocuparse más en la elección de la pareja (ya explicaré el por qué).

Esto (que para mí era una evidencia biológico-social, supongo que para muchos de vosotros también), ha sido comprobado hace poquito tiempo (2006) en el laboratorio del Dr. Sigal Balshine, de la Universidad McMaster en Ontario (Canadá), mediante sencillos experimentos se “demostró” que a la mujer le resulta muy atractivo el sentido del humor del hombre, mientras que el hombre busca "receptividad humoristica" en esta, no el que sea divertida.

Uno de los experimentos consistía simplemente en la presentación de fotos atractivas del sexo opuesto junto con un pequeño texto a modo de presentación que podía ser “divertido” o “no divertido”. Mientras que las mujeres preferían los hombres con sentido del humor (por su declaración divertida) los hombres sujetos de estudio se mostraron estadísticamente insensibles a tal característica.

A la hora de interpretar estos resultados debemos entender que estos experimentos solo nos hablan de la generalidad, que el sentido del humor puede ser más decisivo en el hombre, pero ello no impide que la mujer pueda hacer uso de él (aunque no le confiera un mayor éxito sexual), y por ultimo y más importante, que las diferencias entre personas no justifican las desigualdades sociales, siendo ademas muy escasa la diferencia sexual en nuestra especie.

Tay.

Fuentes:

The influence of humor on desirability – artículo relacionado
La Logica del titiritero gran blog donde he encontrado los artículos, trata el mismo tema en esta entrada.
Bressler, E., and S. Balshine. 2006. The influence of humor on desirability. Evol. Hum. Behav. 27:297-305.2.
Bressler, E., R. Martin, and S. Balshine. 2006. Production and appreciation of humor as sexually selected traits. Evol. Hum. Behav. 27:121-130

2 comentarios:

lucette dijo...

Gracias por esta entrada Tay. Es una buena continuacion de "la risa y el poder"... sin embargo debo decir que tu explicación aclara muchas cosas (cientificamente) y oscurece otras (personalmente)...
En fin, ahora sé porqué Woody Allen consigue ligarse a tantas mujeres.
Estoy de acuerdo en que estas cosas parecen una evidencia en el comportamiento humano, pero precisamente por eso, yo tenia la impresión (esperanza?) de que se trataba de ideas recibidas ancestralmente, de clichés.
Un saludo.

Tay dijo...

Lucette

Debes tener en cuenta que el ser humano es un animal con una enorme capacidad de adaptación mental, me gusta llamarlo plasticidad del comportamiento (por la plasticidad neuronal).
No sé si conoces el término "meme", propuesto por Dawkins (el gen egoísta)

http://es.wikipedia.org/wiki/Meme

Los memes en el ser humano juegan un papel importantísimo, están sujetos a leyes lamarckistas y darwinianas.

Es muy muy difícil separar el gen del meme, lo genético de lo aprendido. Normalmente se estudian niños pequeños, donde la cultura aun no ha hecho estragos, o se recurre a estudios sobre personas de lugares dispares del mundo, donde la unión cultural (memetica) sea lo más baja posible, y así comprobar el factor genético.

Otra opción es el estudio en animales, las diferencias y parecidos entre nuestros parientes animales nos dan pistas de las nuestras.

Muchas diferencias entre sexos estoy seguro de que se deben más al meme que al gen. Aunque ya he leído algún estudio en niños que me ha sorprendido como a ti este que yo te he presentado, por acentuar las diferencias genéticas entre sexos.

Es complejo, pero sea cual sea la realidad, a mi me gustan las diferencias.

Respecto a lo de Woody Allen, puedo dedicar otra entrada, esta vez respecto al arte, me lo apunto.

Un saludo