Milgram

Este es uno de los experimentos en psicología social mas famosos que existen, imagino que muchos de vosotros lo conocéis perfectamente, tanto el desarrollo como los debates que ha propiciado, en ese caso, podéis saltaros la introducción y ver directamente el último vídeo, pues muestra imágenes del mismo, que quizá os interesen...
El resto, si no tenéis prisa, seguidme por aquí...

A finales de los años sesenta, Adolf Eichmann un homínido nazi fue juzgado por crímenes contra la humanidad (era responsable de La Solución Final en Polonia), con la sorpresa por parte de la sociedad de que este individuo no parecía un sádico, no parecía un monstruo capaz de matar a miles de personas... cuando se le preguntaba, el solo respondía... "Cumplía órdenes"


Ante esto, Stanley Milgram, un psicólogo social norteamericano empezó a pensar en la obediencia a la autoridad, si una persona normal podría llegar a convertirse en un torturador o incluso en asesino simplemente por seguir las ordenes de un superior. El pensaba que esto no llegaría a suceder, si acaso, solamente en un porcentaje muy pequeño de la población.
Diseño un experimento con población estadounidense de entre 25 y 50 años, a los que les dijo que participarían en un experimento de "memoria y aprendizaje" para que no influyese en su decisión sobre el verdadero sentido del mismo.

El individuo voluntario se encontraba con un experimentador, serio y con bata blanca, y con otro individuo que, como el, había sido voluntario para participar en el experimento... se le explicaba que el verdadero motivo de la investigación era averiguar cuanto "castigo" era necesario para un buen aprendizaje. Después, se elegía por "sorteo" uno de los dos voluntarios para que realizase la labor de "maestro" y otro la de "alumno".

El "maestro", separado del "alumno" por una pared, debía leer tres palabras, y el alumno, separado en otra habitación debía recordar la segunda de estas palabras, de no ser así, recibiría una descarga eléctrica… los primeros errores se corresponden con los primeros interruptores de los 30 totales, destinados a propinar descargas eléctricas que se incrementan en 15 voltios, hasta llegar al ultimo interruptor de 450 voltios…

A medida que fallaba el “alumno” (S en la imagen) las descargas eran cada vez mayores, siempre accionadas por el voluntario (L), al llegar a 75 voltios se apreciaban las quejas del compañero en el papel de “alumno”, pero el hecho de estar bajo la presión del investigador (V) hace continuar al voluntario… a los 120 voltios y 150 voltios el compañero grita de dolor, pero las calmadas palabras del investigador, “continúe” “el experimento requiere que continúe”, hacen al proseguir voluntario con el terrible experimento…

A los 270 voltios los gritos son de agonía, y a los 350 las descargas eléctricas hacen que el “alumno” no pueda ni responder a las preguntas…

Si las encuestas previas al experimento predijeron un promedio de descarga de 130 voltios y una obediencia del 0%, en realidad el 62,5% obedeció, llegando hasta los 450 voltios, incluso después de superar los 300 voltios (recordad que los botones de ordenaban de 15 en 15 voltios) donde el “alumno” ya no daba señales de vida.

Lo cierto es que el alumno, era un cómplice, un actor, tampoco la elección del “maestro” se realizaba al azar, pero este “maestro”, el individuo voluntario, no sabia de esto hasta bien acabado todo… Las conclusiones, como es de esperar, sorprendieron a todo el mundo, incluso al mismísimo Milgram

Este es un vídeo con imágenes de los experimentos de Milgram.



Si pincháis aquí, podréis ver la explicación y recreación del experimento por parte del equipo de REDES.

Fuente:
Cepvi

2 comentarios:

Hugo C. dijo...

El segundo vídeo me ha venido de perlas para recordar el experimento, que se las trae :D

En el libro "El animal social", de Elliot ARONSON, tratan este experimento y muchos más.

O como leo en Sapere Audere: " la neurociencia social como disciplina que recoge diversas tradiciones de las ciencias sociales y humanidades (derecho, economia, sociologia, filosofia...) y las conjuga con las ciencias de la vida (genetica, farmacologia, biologia molecular...) para estudiar el fenomeno social del ser humano, ya no pretende ser ni meramente una ciencia basica, ni tampoco una ciencia aplicada como lo esta siendo; sino ir mas alla y ser una disciplina "transformadora" de la conciencia de las personas."

Un saludo obediente :D

Tay dijo...

Muy buena cita, no he leido el libro, pero lo apunto, tiene buena pinta...

Danke